constitución del 93
constitución del 93 | marco historico | ¿Legitima o ilegitima? | biblioteca juridica
constitución del 93
     
Imagen
 
constitucion del 93
.
Introducción

La historia, qué duda cabe, se va configurando con el correr de los días meses y años. Pero qué sucede cuando la sociedad se olvida de ese pasado, y pasa por alto hechos tan trascendentes como el momento histórico en el cual se concibió el documento fundamental de su vida política, naturalmente esto sería un acaecimiento lamentable para una nación.

Es entonces que cabría preguntarnos: ¿Somos una nación con una verdadera conciencia histórica?. Es acaso realmente como afirma el periodista nacional Guillermo Gonzáles Arica, quien al ser preguntado por una revista sobre cual era el mayor de los defectos de los peruanos, respondió que: “...éste era nuestra frágil memoria, esa suerte de amnesia colectiva que hace que en muy poco tiempo terminemos olvidando, aquello que habíamos rechazado con convicción y vehemencia”.

Por desgracia pareciera que sí que en el Perú existen hombres que adolecen de ese olvido, pues al ser consultados sobre el carácter de la legitimidad de la constitución- de su propia constitución-sólo atinan a dar como respuesta un si o un no, como si se tratase de un adivinanza, pero, sin embargo no son capaces dar razones fuertes que sean el cimiento de su respuesta(ver anexo del trabajo).

Pero , lo que pretendemos en las siguientes páginas no es reprochar ni mucho menos realizar una serie críticas sobre esa “falta de memoria” del hombre peruano; sino que al contrario lo que buscamos es mermar en algo esa dolencia. Ya que-al fin y al cabo- cualquiera que sean los motivos que lo llevan a sufrir dicho mal (carencia de educación, falta de voluntad por informarse, etc); la mejor manera de curarnos de una enfermedad no es arrimarnos en nuestra cama esperando que ésta pase, sino que es preciso enfrentarla con la medida exacta y la dosis correcta de remedio.

Por lo tanto, resulta sumamente necesario remontarnos los tiempos pretéritos para comprender las circunstancias dentro de las cuales fue concebida nuestra constitución. Para justamente, poder dar respuesta( y a la vez disminuir en algo nuestra amnesia colectiva) a un asunto, que aún hoy, no resulta del todo claro a los ojos de muchos peruanos.

Es así, que en la presente monografía no sólo damos respuesta a una cuestión para el acontecer normativo y político de nuestro país; sino también pretendemos crear una conciencia histórica sobre vital importancia y el respeto que se le debe tener a la constitución.

1.Conceptos de constitución.

La constitución es la ley fundamental de un Estado soberano, escrita o no – aunque deberíamos decir codificada y no codificada – establecida o aceptada como guía para su gobernación. Podemos decir que es como un regulador del estado, pues la constitución fija los límites y define las relaciones entre los poderes legislativo, ejecutivo y judicial de éste, estableciendo así las bases para su gobierno. También garantiza al pueblo determinados derechos. La mayoría de los países tienen una constitución codificada. Ha diferencia tenemos a la de Gran Bretaña pues no esta codificada, encarnada en numerosos documentos (por ejemplo, la Carta Magna) y el derecho consuetudinario que definen las relaciones de los ciudadanos con la Corona, el Parlamento y los tribunales.

La constitución preside la vida política y jurídica de un país, puesto que es una realidad jurídico–formal es decir una norma especial y suprema. Es el principio de todo ordenamiento jurídico, así como la cúspide de la pirámide normativa, teniendo la capacidad a dejar sin efecto toda aquella norma que se le oponga. La constitución por un lado codifica y regula la vida política; y por otro, fundamenta y legítima las instituciones políticas, sus operaciones, etc.

En sentido material la constitución es una limitación del poder, que es llevada acabo por medio del derecho asegurándole al ciudadano un serie de derechos y libertades fundamentales.

2.Clases y a cual pertenece la del Perú.

Existe una variedad de clasificaciones, pero las más conocida: escritas y no escritas(que en realidad serian codificadas y no codificadas), otra clasificación será por su rigidez o por si es flexible, la clasificación ontológica de Loewenstein, la de Kelsen, etc .

Nuestra constitución la podemos agrupar como Rígida, por que para realizarse una enmienda se necesita de un procedimiento especial distinto al que se sigue en la elaboración de las leyes ordinarias, pues no se pude derogar o hacer alguna modificatoria como en las constituciones flexibles. Además como debe ser reformada esta estipulada en la constitución en el artículo 206 .

Es también nuestra constitución según la clasificación ontológica de Loewenstein estaría en las “normativas”, estoy seleccionado entre comillas pues no es exactamente según lo explicado por Loewenstein, pero se acerca, podemos decir que la carta magna a transcurrido por varias etapas, pues en su inicio podríamos decir que fue una constitución semántica, cuya realidad no es mas que una mera formalidad, en el periodo comprendido a partir del 2000 hasta un poco menos del gobierno del señor Alejandro Toledo, pasaría a una constitución nominal, pues nuestra situación económica, cultural y social que iba en desarrollo no permitía que se adecue a la realidad política, como diría Loewenstein: “es como un traje que cuelga en el armario cierto tiempo y que cuando el cuerpo nacional haya crecido, será puesto” , y por último “podemos decir que al fin” es una constitución normativa, es decir una constitución vivida por los gobernantes y los gobernados.

Si queremos clasificarla según Kelsen, estaría entre las normativa pues pretende ser directamente e inmediatamente aplicada como las otras leyes, hay que tener en cuenta que es diferente a la clasificación normativa de Loewenstein.

Pero si tratamos de clasificarla entere ideológicas y utilitarias no lo podríamos hacer, la razón es que tiene tanto de una como de otra, es decir contiene ideologías liberales plasmadas en ella, y también se presenta como un documento puramente utilitario.
   
 
Contacto
Para contactar conmigo